Los antiguos griegos solían concebir el tiempo vital con dos imágenes: la de Cronos, como el tiempo medible, ese que transcurre y contabilizamos; y la de Kairós, la dimensión cualitativa del tiempo, la que se refiere al momento oportuno que puede ser aprovechado a nuestro favor.

El tiempo es una variable fundamental para cualquier trader, y estas dos dimensiones están muy presentes en su actividad diaria. Saber identificar el momento oportuno para entrar o salir de una posición puede determinar el éxito o fracaso de un trade. Al mismo tiempo, determinar de antemano cuánto tiempo duraremos en una posición antes de retirarnos evita los riesgos de improvisación que pueden hacernos presa de los caprichos del mercado.

Scalper

El scalper es el trader más rápido del oeste. Tan pronto entra en una posición, tan pronto sale con sus ganancias; unos segundos, máximo unos minutos en un mismo activo. El scalper o micro-trader busca pequeñas pero repetidas ganancias. Leves variaciones de precio son suficiente para retirarse.

El scalper elige muchas pequeñas ganancias por encima de una gran ganancia. Una corta exposición reduce las probabilidades de enfrentar eventos adversos que puedan golpear el precio. Con todo, el scalper debe saber tomar decisiones rápidas, identificar oportunidades y monitorear constantemente la pantalla. Si se decide practicar scalping, es importante contar con una efectiva y estricta estrategia de salida, pues una gran pérdida puede hacerse con todas las pequeñas ganancias.

Aunque este tipo de trading puede ser atractivo para los adictos a la adrenalina, es mejor haber ganado un poco de experiencia antes de someterse al estrés y dedicación que el scalping puede suponer.

Day Trader

Para el day trader el día es suficiente tiempo para mantener su posición; la noche es para dormir y se necesita estar tranquilo para descansar. Se levanta en la mañana y, mientras toma su taza de café, determina sus posiciones de la jornada, las cuales pueden durar de horas a minutos, pero siempre cerrarán antes de dormir.

Tanto el scalper como el day trader practican el llamado intraday trading, es decir, mantener sus posiciones solo durante una jornada, por menos de veinticuatro horas. Esto pues, a menos de que se use un bot que vigile el mercado durante las horas de sueño, pasar ocho horas sin supervisar las variaciones de precio puede arruinarte.

La volatilidad es el mejor amigo pero también el peor enemigo de los intraday traders, pues determinará bruscamente tanto sus ganancias como sus pérdidas. Por esta razón, estos dos tipos de traders suelen basar sus pronósticos en análisis técnico más que en análisis fundamental de los activos en que inviertes. También, atienden a eventos que pueden causar movimientos de mercado a corto plazo.

Uno de los problemas con este tipo de trading, así como con el scalping, es que abrir y cerrar tantas posiciones en tan poco rango de tiempo aumenta los costos en comisiones dependiendo de la plataforma de intercambio que se esté usando. También puede suceder que se agote el tiempo y tengamos que cerrar nuestra posición antes de haber generado ganancias.

Swing trader

El horizonte temporal del swing trader va de algunos días a varias semanas, si bien pueden durar meses en una misma posición, sea en largo o en corto. Lo importante es identificar una tendencia de corto a mediano plazo. Para esto, se guían por el análisis técnico, priorizando la lectura de tendencias y patrones de precios por encima del análisis fundamental.

El swing trader suele ser más paciente. Tiene certeza de que la tendencia le será favorable a largo plazo a pesar de las repentinas variaciones que pueda haber mientras mantiene su posición. Por lo general cierran su posición una vez alcanzado un objetivo de ganancias predeterminado, o mediante un stop loss.

Un aspecto beneficioso del swing trading es no tener que dedicar tanto tiempo frente a la pantalla atendiendo el trade o analizando. Con todo, está más expuesto a eventos imprevisibles que puedan revertir la tendencia en la que confiaba.

Trader posicional

De semanas a meses en la misma posición: así trabaja el trader posicional. Se trata de identificar si una tendencia va a prolongar durante tiempo suficiente como para obtener mayores ganancias de las que obtendría con un swing. Este es el mejor tipo de trading para aquellas personas que tienen otro trabajo y solo hacen trading en sus ratos libres por falta de tiempo.

El análisis fundamental juega un papel más importante para este tipo de trader que para todos los anteriores. Suelen desestimar las fluctuaciones de precio a corto plazo porque confían en que el valor fundamental de su inversión es mayor del actual, así que sus ganancias no se verán afectadas por estas variaciones.

Con todo, al igual que los swing traders, deben estar atentos a noticias o eventos que puedan producir un cambio de tendencia. De cualquier manera, la mejor medida preventiva es mantener un stop loss para evitar perder dinero, así como establecer de antemano un objetivo de ganancia para salir de la posición antes de que la tendencia se revierta. Esta estrategia también está sometida a costos de oportunidad pues, mientras el dinero esté posicionado en una inversión, no podrá ser aprovechado en nuevas oportunidades.

Conclusiones

A la hora de decidir en qué tipo de trading especializarse, hay que evaluar tanto el activo en el que estamos invirtiendo como nuestra propia personalidad y ritmo de vida. Las personas más impacientes pero disciplinadas suelen llevarse bien con el intraday. Quienes no disponen de tiempo para dedicación exclusiva, les funcionará más el swing. Si no sabes mucho de trading pero has estudiado a profundidad una inversión y estás seguro de que su precio subirá, marcar una posición en largo por meses puede ser una buena idea.

Que un trader haya perfeccionado un estilo de trading no significa que no pueda o no deba practicar algún otro tipo. A veces, el tiempo que conviene mantener una posición será dictado por el propio activo en el que se está invirtiendo; es kairós y no cronos el que dicta la pauta aquí. Con todo, solo la experiencia ganada en el tiempo dará al trader las herramientas necesarias para determinar el horizonte temporal de cada una de sus inversiones.