A pesar de ser dinero digital, bitcoin funciona de manera más parecida al dinero físico, como billetes y monedas, que a la banca digital. El balance global de bitcoins que ves cuando abres tu monedero es, en realidad, la suma de diversas unidades discretas independientes llamadas UTXO. En este artículo revisaremos qué son las UTXO y cómo aprovecharlas.

UTXO corresponde a las siglas en inglés para Salida de transacción no gastada (unspent transaction output). Veamos un ejemplo sobre cómo funcionan en la práctica:

Cuando Alicia y Carolina le transfieren a Bob 0,2 BTC y 0,8 BTC, respectivamente, la mayoría de los monederos le mostrarán un balance general de 1 BTC a Bob. Sin embargo, en realidad ahora Bob es titular de dos salidas independientes, una de 0,2 BTC, y otra de 0,8 BTC, las cuales puede gastar de manera separada o conjunta; tal como los billetes.

Estas transacciones pueden ser de cualquier denominación. Esto sería equivalente a tener billetes de 1,4; otro de 0,0032; otro de 54,87940; y así: cualquier denominación de hasta 8 decimales (y, máximo, 21 millones).

Al igual que con el modelo de monedas o billetes, varias UTXO pueden combinarse para hacer pagos de mayor denominación que el monto de cada una por separado. Sin embargo, al igual que una moneda de 50 centavos no puede picarse a la mitad para pagar algo que cueste 25 centavos, las UTXO son indivisibles.

Para pagar montos menores que el valor de la UTXO que disponemos, los monederos realizan automáticamente dos transacciones: la que paga al destinatario el monto específico; y una transacción de cambio a una dirección propia con los satoshis sobrantes.

¿Por qué importa esto? Pues importa por temas de seguridad, impuestos, privacidad, comisiones, entre otras. Pero, antes de llegar a eso, entendamos un poco más a fondo las UTXO.

¿De dónde salen las UTXO?

Cada transacción en Bitcoin se compone de entradas y salidas. Cuando recibimos bitcoins de alguien más, recibimos la salida de su transacción, la cual para nosotros permanece sin gastar (de ahí el nombre de UTXO).

En el momento en que decidimos transferir bitcoin, utilizaremos una o varias UTXO como entradas para construir nuestra transacción. Una vez nuestra contraparte reciba los bitcoins, él dispondrá de la salida de nuestra transacción, ahora sin gastar por él. Y así sucesivamente.

Esto quiere decir que cada UTXO se crea por la transferencia de una UTXO anterior que ha sido destruida para dar vida a esa nueva UTXO. Como el ciclo sin fin del Rey León.

Pero, preguntarás, esas son las UTXO que ya estaban disponibles para ser gastadas. ¿Cuál es el origen inicial de las UTXO? Las transacciones coinbase. No, no la casa de cambio estadounidense. La transacción coinbase es un tipo especial de transacción que crea los nuevos bitcoins como recompensa para los mineros por mantener segura la contabilidad. Sobre el tema de la minería ya hemos hablado en profundidad en este artículo.

¿Pero, dónde están las UTXO?

Todas las transacciones de Bitcoin se encuentran registradas en el mismo libro contable. O, bueno, en cada una de sus miles de copias almacenadas en cada uno de los nodos que corren el software de Bitcoin.

Bitcoin es una red distribuida basada en consenso. En vez de confiar en que una entidad centralizada mantendrá fielmente la contabilidad sin caer en el fraude o la corrupción (inflando el suministro de monedas; usando varias veces el mismo dinero para pagar distintos bienes y servicios), cualquier persona que corra el programa informático de Bitcoin, mantendrá una versión similar a todas las demás del libro contable. En otras palabras mantendrá el registro de todas las UTXO existentes en un determinado momento del tiempo, lo que se conoce como set de UTXO.

¿Esto quiere decir que todo el mundo tiene acceso a mis UTXO?, preguntarás… Sí, y no. Todo el mundo puede ver las transacciones de todo el mundo en tanto que la transparencia y la auditabilidad son dos de los principios fundamentales de Bitcoin y métodos para prevenir el fraude en la red. Esto permite que cualquier persona que corra el software de Bitcoin pueda consultar en cualquier momento el suministro actual, que no es más que el agregado de las distintas UTXO existentes.

Pero eso no significa ni que sepan a quién pertenecen esas transacciones ni que tengan acceso a ellas. Recordemos que Bitcoin funciona bajo un modelo de seudonimato basado en criptografía, en el que cada dirección y transacción visible luce como una serie alfanumérica que corresponde a un apuntador hash.

Sin embargo, en tanto que la blockchain o contabilidad de Bitcoin es transparente, aplicando el debido análisis, toda UTXO pudiera rastrearse hasta una o más de las salidas de la transacción coinbase. O hasta algún servicio al que le hayan dado datos de identificación, con lo cual se facilitaría asociar una UTXO a una identidad.

¿Por qué importan las UTXO?

Comisiones

Como explicamos en nuestro artículo sobre las comisiones, estas no varían según la cantidad de dinero que envíes sino por el peso de la transacción. Enviar 1 o 500 BTC costará lo mismo si su peso es equivalente, lo cual dependerá de la cantidad de instrucciones con la que se construya esa transacción.

Uno de los factores que aumenta el peso de una transacción es la cantidad de UTXO involucradas. Si para un pago de 0,9 BTC utilizamos tres UTXO (0,3 BTC; 0,5 BTC; 0,2 BTC), nuestra transacción tendrá la instrucción, no solo de combinar esas tres entradas, sino de generar dos salidas: una hacia la factura que estamos pagando; y otra transacción de cambio para recibir el 0,1 BTC sobrante de la suma anterior.

Todos estos son factores que harán más pesada nuestra transacción y aumentarán la cantidad de sats que tendremos que pagar por ella, lo cual es aún más costoso en momentos de congestión. Si, en cambio, utilizamos una UTXO de exactamente 0,9 BTC, la transacción será más ligera y, por tanto, más barata.

Seguridad

La seguridad es otro de los elementos que podemos mejorar con una buena gestión de UTXO. Como vimos en el ejemplo anterior, cuando no transferimos el monto exacto o cercano al exacto, se genera una transacción de cambio con el excedente.

Pongamos un caso hipotético. Imagina que la única UTXO que tienes en tu monedero es de 5 BTC. Estás de viaje y consigues un bar donde aceptan bitcoin. Te da curiosidad porque nunca has pagado con la criptomoneda y decides pagar tu factura de 2 dólares con bitcoins. Así que utilizas tu UTXO de aproximadamente 300.000 dólares (al precio de redacción de este artículo) para pagar, recibiendo un cambio de 299.998 visible por cualquiera en un explorador de bloques, sobre todo por tu contraparte en la transacción. No es por pensar mal del barman, pero no sería extraño que alguien te siguiera a tu hotel esa noche.

Impuestos

En muchos países del mundo se cobran impuestos de ganancias o de variación patrimonial a la permuta de criptomonedas. El porcentaje de ganancias resulta de la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta. Pero, ¿qué pasa cuando compramos nuestros bitcoins en distintos momentos y a distinto precio?

Dependiendo del criterio de cobro de impuestos de tu país, podrías elegir vender la UTXO adquirida más recientemente, con la menor variación patrimonial, para que tu toma de ganancias no se vea tan afectada por el pago de impuestos.

Privacidad

No seleccionar las UTXO que estás gastando te puede llevar a mezclar pagos que quizás preferirías que no se relacionen.

Supongamos que recibes los ingresos de tu negocio en el mismo monedero desde el que pagas por tus compras y servicios cotidianos. Puede que, por combinar una UTXO recibida de algún pago de tu empresa con otra UTXO, la termines gastando posteriormente para financiar a algún partido político con el que preferirías no verte asociado, o quizás para pagar tu suscripción mensual a PornHub, algo que a los analistas de blockchains les parecerá cuanto menos, curioso.

Por esta razón también resulta de utilidad etiquetar las UTXO y describir de quién recibimos ese pago, en orden de no mezclar transacciones incompatibles.

¿Cómo puedo aprovecharlas?

En la medida en que se va aprendiendo más sobre Bitcoin, se entienden los beneficios de no quedarse tan solo con un conocimiento superficial al respecto. No solo se aprende cómo gestionar mejor las herramientas en orden de gastar menos, sino para mantenernos más seguros.

Lo primero que se necesita para poder administrar individualmente nuestras UTXO es un monedero que permita su gestión. Esta funcionalidad no está disponible en todos los monederos, por lo que los usuarios más nuevos pocas veces ven cuál de sus monedas están usando en un determinado gasto. Solo los monederos que habilitan la función de coin control o gestión de UTXO permiten al usuario decidir esto de la manera que más le convenga.

Entre los monederos de software que ofrecen esta funcionalidad se encuentran Blue Wallet, Samourai Wallet, Electrum Wallet, Wasabi Wallet, entre otros; mientras que en monederos fríos, la opción está disponible para Ledger, Trezor y ColdCard.