El volumen de comercio es una de las variables más importantes a considerar cuando se hace trading de criptomonedas. Si bien es un indicador cambiante en el tiempo, hay ciertas monedas que han logrado mantenerse en el top de intercambios durante períodos más prolongados que otras. En este artículo, ahondaremos en las tres criptomonedas más comerciadas en la actualidad.

El volumen de trading contabiliza el número total de unidades de criptoactivos que fueron comerciados durante un periodo determinado de tiempo. Sirve como indicador técnico porque es la expresión estadística de la actividad general del mercado en determinadas casas de cambio, como Orionx. No solo nos indica en qué pares de cambio y mercados encontraremos mayor liquidez; también ayuda a identificar en qué etapa del ciclo de mercado se encuentra un activo determinado, así como a confirmar o rechazar las hipótesis de trading.

Para el momento de redacción de este artículo, cuando los indicadores sugieren que nos encontramos en el inicio de una fase alcista en el mercado, hay tres criptomonedas llevando la delantera en el comercio en la mayoría de los mercados.

Tether

A diferencia de lo que muchos pudieran creer, la criptomoneda más comerciada a nivel mundial no es Bitcoin, sino Tether. La causa tras esto es que es su uso en las estrategias de salida de muchos traders, quienes acuden a la estabilidad en el precio de Tether para salir de sus posiciones en criptomonedas más volátiles y protegerse o tomar ganancias.

Tether es una de las stablecoins más antiguas. Fue lanzada en octubre de 2014 en el protocolo Omni, una segunda capa sobre Bitcoin, bajo el nombre de Realcoin (si bien este nombre solo duró un mes). Su objetivo es facilitar el uso del dinero fiat de manera digital a través de tokens anclados en relación 1:1 al precio del dólar, al euro y el yen. Estos tokens son, el USDT, el EURT y el CNHT.

Al ser una de las primeras stablecoins, el USDT, token de Tether, no solo domina el mercado global de criptomonedas, sino también domina su nicho específico. Esto por haber sido de los primeros proyectos en dar una solución al problema de la volatilidad, pero manteniendo el dinero en el espacio digital, sin tener que salir a cuentas bancarias. Esta característica fue la que hizo que aumentara su volumen de comercio justo cuando el precio de Bitcoin cayó en marzo tras la declaración de pandemia.

Pero su porcentaje de dominio no es menor, a pesar de que muchas otras stablecoins han salido al mercado desde 2014. Desde enero 2020, la capitalización de mercado de las stablecoins se duplicó, mientras que el flujo entrante de moneda fíat hacia las stablecoins supero los 5.000 millones de dólares en seis meses, según investigaciones. Nada más Tether supera los 12.000 millones de dólares en capitalización de mercado. Para abril de este año, Tether dominaba más del 80% del mercado de las stablecoins.

En la actualidad, Tether funciona en seis cadenas distintas: en Bitcoin, corriendo tanto en el protocolo Omni como en la cadena lateral Liquid; en Ethereum; en Tron; en EOS y en Algorand. Esto facilita el flujo de la stablecoin por distintos protocolos, aprovechando sus beneficios en términos de seguridad, escalabilidad y aplicaciones. Al mismo tiempo, distribuye los puntos de falla, de tal manera que, si alguna de estas redes se satura o deja de funcionar, puede seguirse comerciando en cualquiera de las otras redes. Es esta resiliencia, liquidez y disponibilidad lo que le ha dado a Tether un lugar preferencial entre las distintas stablecoins.

Con todo, cabe mencionar que esta stablecoin no ha estado exenta de polémicas. Hay cierta opacidad respecto al respaldo de Tether. Si bien en un inicio Tether aseguraba que sus reservas de respaldo estaban cien por ciento conformadas por dólares americanos, en marzo de 2019 modificó su página web para establecer que sus reservas incluyen monedas tradicionales, equivalentes en efectivo, otros activos no especificados y hasta préstamos por cobrar realizados por Tether a terceras partes.

De igual manera, en medio de una prolongada demanda del estado de Nueva York contra Tether y Bitfinex (casa de cambio con la que mantiene una relación difusa al ser supuestamente independiente pero compartir ejecutivos) a razón de supuestamente haber utilizado fondos de los clientes para enmascarar pérdidas de USD 850 millones y operar sin licencia en la ciudad estadounidense, el asesor legal de Bitfinex, Stuart Hoegner, admitió que las emisiones de Tether no se encuentran respaldadas en su totalidad por divisas Estatales.

Bitcoin

Bitcoin es la razón por la que todos estamos aquí. Si Satoshi Nakamoto no hubiera dado con la mezcla efectiva de tecnologías para al fin crear una primera criptomoneda exitosa, aún la autonomía frente a los bancos centrales y sus políticas inflacionarias, sería solo un sueño de anarquistas, criptógrafos y economistas de la escuela austriaca.

Como hemos comentado anteriormente, la propuesta de valor de Bitcoin se fundamente en sus características de dinero fuerte, su utilidad y su escasez. Bitcoin ha sido una de las mejoras reservas de valor de la historia, pasando de centavos de dólar en su primera cotización, a miles de dólares (veinte mil dólares en su máximo histórico). Esto, sobre todo, porque su suministro se encuentra limitado por código a solo 21 millones de unidades a existir en la historia.

Muchas instituciones del mundo han notado estas propiedades de dinero fuerte de Bitcoin. La más reciente ha sido MicroStrategy, una de las firmas de inteligencia empresarial más experimentadas y reconocidas del mundo. Esta empresa compró recientemente 21.454 bitcoins (BTC), una cifra que, por el suministro limitado y grabado en piedra de Bitcoin, tan solo menos de 1.000 firmas en el mundo podrían darse el lujo de adquirir (y, en realidad, sería mucho menos, considerando que al menos 2 millones de bitcoins se encuentran perdidos para siempre).

La adquisición forma parte de la estrategia de asignación de capital de la empresa, la cual busca proteger a sus accionistas de la crisis económica global ocasionada por el coronavirus. Es decir, fue el activo al cual, después de meses de discusiones, decidieron apostar sus reservas como fondo de cobertura.

Al hacer pública la compra, el CEO de MicroStrategy, Michael Saylor, declaró: “Consideramos que la aceptación global, el reconocimiento de marca, la vitalidad del ecosistema, el dominio de la red, la resiliencia arquitectónica, la utilidad técnica y el espíritu comunitario de Bitcoin son una evidencia persuasiva de su superioridad como clase de activo para aquellos que buscan una reserva de valor a largo plazo.”

Todas estas son características que han impulsado el comercio de Bitcoin a nivel mundial, pues cada vez son más las personas que notan su escasez y que, si pierden demasiado tiempo, pueden quedar fuera para atesorar un porcentaje.

En tiempos tan inciertos y de tanta inestabilidad económica, con tantos bancos centrales del mundo emitiendo cantidades ingentes de dinero sin poder lograr una recuperación económica sostenible, Bitcoin es una garantía de estabilidad y de certidumbre, pues, a pesar de su volatilidad, se sabe que sus propiedades se mantendrán inalterables e inmanipulables.

Ethereum

Ethereum es el proyecto de criptomoneda más exitoso después de Bitcoin. Pero su propuesta inicial no fue convertirse en dinero. El ether, su token nativo, fue inicialmente pensado como combustible para cubrir los costos operacionales de las actividades realizadas en la red, que pretendía convertirse en una computadora global descentralizada.

La principal innovación de Ethereum y lo que la ha convertido en la red preferida por los desarrolladores fue su lenguaje de programación, Solidity, que hacía más sencilla la escritura de contratos inteligentes. Los contratos inteligentes son programas informáticos que permiten la ejecución de comandos predeterminados basados en el acuerdo entre dos o más partes.

En palabras más sencillas, automatizan las relaciones contractuales que se realicen en la red: si dos personas deciden establecer una relación de crédito, en la que uno le presta tokens a otro, dejando como garantía otro token, el contrato inteligente se encargaría de automatizar los acuerdos preestablecidos (como el tiempo de liquidación de la garantía en caso de que no se pague el préstamo a tiempo), sin necesidad de intervención humana.

Este proceso es, a grandes rasgos, como funciona uno de los proyectos más exitosos que se han construido sobre Ethereum: MakerDAO y su stablecoin Dai. Porque lo interesante de Ethereum es que no es un único proyecto sino una red de múltiples proyectos e iniciativas más o menos descentralizadas con objetivos y propuestas de valor distinta. MakerDAO, por ejemplo, podría clasificarse dentro de una de las últimas tendencias de esta red y que actualmente son las principales responsables del aumento del volumen de comercio y del precio del ether: las finanzas descentralizadas o DeFi.

Las DeFi, como su nombre lo dice, buscan descentralizar las finanzas tradicionales mediante el uso de la contabilidad distribuida o blockchain. Esta se ha vuelto una tendencia muy popular y lucrativa, por lo que muchas otras redes como EOS, Tron y Waves han buscado la manera de impulsar su propio ecosistema DeFi, sin alcanzar el éxito de Ethereum.

Plataformas de préstamos, grupos de liquidez, cuentas de ahorro con intereses, préstamos relámpago, stablecoins, brokers o casas de cambio descentralizadas; la verdad es que las DeFi tienen su propio mundo de posibilidades especulativas, que han llevado a más de una persona a obtener grandes ingresos en poco tiempo. Y, como es de esperarse, esto ha atraído a más inversionistas.

Pero esto no deja de presentar sus riesgos. Sobre todo en una subcategoría naciente dentro de las mismas DeFi: el yield farming o agricultura de rendimiento. La estrategia que han conseguido varios proyectos para atraer nueva liquidez a sus productos es emitir tokens de gobernanza gratuitos para todos aquellos que hagan staking o mantengan sus tokens bloqueados en sus plataformas, estimulando la liquidez.

El problema con esto, como lo ha reconocido el propio creador de Ethereum, Vitalik Buterin, es que no es sostenible: los proyectos no pueden mantenerse emitiendo monedas para siempre. Y cuando llegue ese momento, es incierto que pasará con la liquidez provista: si migrará a otras plataformas o se establecerá una economía circular dentro de los mismos proyectos.

Al todos estos proyectos usar Ethereum como red base para sus operaciones, los usuarios necesitan contar con ethers para pagar por el procesamiento de sus movimientos. Esta es una de las causas que ha venido impulsando el precio del ether, además del aumento de su valor por la variedad de casos de uso que han sido creados en su red.

Pero esta no es la primera vez que en Ethereum se populariza un nuevo caso de uso especulativo para las redes de blockchain con tanta inversión. Recordemos que en el 2017, Ethereum fue la principal red en que muchos proyectos recaudaron fondos a través de las llamadas Ofertas Iniciales de Moneda o ICO.

Si bien este método de financiamiento es anterior a Ethereum, fue en esta red donde alcanzó mayor volumen por las facilidades prestadas por su lenguaje de programación y contratos inteligentes. Tras todos los episodios fraudulentos, y la consecuente regulación de este método de levantamiento de capital, los ICO terminaron convirtiéndose en IEO y siendo realizados a través de casas de cambio.

Conclusiones

Tether, Bitcoin y Ethereum dominan el 73,54% del volumen comerciado en el mercado de criptomonedas, poblado por más de seis mil activos. Esto indica que el mayor uso de todo el mercado está concentrado en estos tres activos.

Bitcoin por sus propiedades como dinero fuerte; Ethereum como red de proyectos innovadores, lucrativos y riesgosos; y Tether como refugio contra la volatilidad, distribuido en más redes que cualquier otra stablecoin. Parece que la mayor cantidad de valor existente en el mercado de criptomonedas se concentra en estos casos de uso.