Aunque pueda parecer una pregunta de fácil respuesta, algo que se pueda despachar en un par de líneas con algunas fechas, cuándo se creó Bitcoin es materia de debate y misterio.

Se pueden aventurar algunas efemérides inequívocas, si bien existe desacuerdo en la comunidad respecto a cuál día calificar como el cumpleaños de Bitcoin.

Tenemos, por ejemplo, el 31 de octubre de 2008, cuando Satoshi Nakamoto hizo público por primera vez el white paper de Bitcoin en la lista de correos de los cypherpunks. O el registro del dominio bitcoin.org el 18 de agosto de 2008. Luego están el 3 de enero de 2009, día en que se minó el bloque génesis, el 9 de enero, fecha de liberación del primer cliente de código abierto de Bitcoin, o el 12 de enero de 2009, día de la primera transacción de bitcoins por parte de Satoshi al icónico programador, Hal Finney.

Con todo, aún antes de compartirse el documento expositivo, ya Bitcoin había sido creado. En palabras de Satoshi:

Realmente hice esto un poco al revés. Tuve que escribir todo el código antes de poder convencerme a mí mismo de que podía resolver todos los problemas, y luego escribí el paper.”

Un dato curioso a este respecto es que, según se desprende de fuentes del 16 de noviembre de 2008, la versión del código de Bitcoin que minó el bloque génesis, no fue la misma que circuló entre los miembros de la lista de correos de criptografía.

En dicho código pueden conseguirse joyas para la historiografía de Bitcoin. Cosas como la primera mención a un minero de Bitcoin (cuando en el white paper solo se nombra a los nodos); la denominación de las unidades coin y cents para lo que hoy en día nombramos bitcoins y sats –o satoshis –; y, quizás lo más importantes, la definición de Timechain para la cadena de bloques, en vez de la tan popularizada por los bancos tecnología blockchain.

También hay quienes distinguen entre el nacimiento de Bitcoin, la red, y bitcoin, la moneda. Durante casi un año, bitcoin no fue más que data compartida entre criptógrafos y tecnólogos, sin ningún valor monetario asociado. No fue sino hasta octubre de 2009 que la hoy extinta casa de cambio New Liberty Standard, vendió 5.050 bitcoins por 5,02 dólares (a un precio de 1 dólar por cada 1.006 bitcoins), precio calculado a partir del costo eléctrico necesario para producir un bitcoin y que le dio nacimiento a Bitcoin como dinero.

Prehistoria de Bitcoin

Como podemos ver, esta historia esta llena de imprecisiones e incertidumbre. Satoshi estuvo trabajando durante el 2007 en el diseño y código, según él mismo reconoció, pero sigue siendo desconocido cuándo comenzó a formular su idea.

Lo que sí sabemos sobre la creación de Bitcoin son sus antecedentes, los trabajos, investigaciones y programas que sirvieron de piedras fundacionales sobre la que levantar la arquitectura de Bitcoin.

La primera criptomoneda no surgió de la nada. Le preceden años de investigaciones en dinero digital y demás tecnologías sin cuyas piezas, Bitcoin no habría existido. De todas las referencias que colocó en el white paper, la más actual data de 1999. Bitcoin pudo haber sido creado 10 años antes si alguien más hubiera dado con la combinación precisa de piezas que encontró Satoshi.

Hay al menos tres referencias a investigaciones sobre marcas temporales digitales (TimeStamping) en el white paper, lo que evidencia la importancia de este elemento en la arquitectura de Bitcon. También está la referencia a los apuntadores de hash, llamados bit-string en el paper referido, para identificar información en una red y enrutar hasta ella. Por supuesto la estructura de árboles de Merkle para la organización de data; y un libro sobre teoría de la probabilidad y sus aplicaciones.

Pero entre todas estas referencias, dos suelen destacar: b-money y hashcash.

B-money y hashcash

El dinero criptográfico no llegó con Bitcoin. Muchos fueron los intentos de dar solución al problema del comercio online a finales de los 80’, principios de los 90’, antes de que hubiera maneras seguras de compartir la data de tarjetas de crédito en la red pública.

David Chaum creó la primera, e-cash, a través de su compañía DigiCash. El gobierno holandés percibió el peligro y frustró el proyecto. Con todo, se trataba de un modelo centralizado en el que había que confiar en el emisor para la seguridad y auditabilidad del sistema.

Si bien no tuvo la intención directa de servir como dinero sino como una forma de evitar el spam en los remailers, Hash Cash, propuesto por Adam Back en 1997, también es una piedra fundacional para la construcción de Bitcoin: en este trabajo se basó Satoshi para su sistema de Prueba de Trabajo.

B-money, de Wei Dai, vino después. En 1998 publicó su paper con el subtítulo “un sistema de efectivo electrónico distribuido y anónimo”. Se trata de un trabajo teórico, sin desarrollo de código, más esbozando con mucho detalle cómo luciría tal sistema y cuáles serían las herramientas necesarias para crearlo. En el texto se establece:

  • Requiere una cantidad especificada de poder computacional (Prueba de Trabajo)
  • El trabajo realizado es verificado por una comunidad que actualiza una contabilidad colectiva.
  • Los trabajadores son recompensados por su aporte.
  • El intercambio de fondos se registra y verifica con hashes criptográficos.
  • Los contratos son aplicados a través de la difusión y firma de transacciones con firmas digitales.

Prácticamente, Wei Dai teorizó Bitcoin. Se pudiera decir que de ahí tomó inspiración Satoshi, pero fue el creador de HashCash y actual fundador de Blockstream, Adam Back, quien refirió a Nakamoto el trabajo de Dai luego de señalarle las similitudes entre ambas propuestas.

Nakamoto le escribió un correo a Dai el 22 de agosto de 2008 para preguntarle el año de publicación de su trabajo y poder citarlo adecuadamente en su paper. Adjunto a ese correo, le envió una versión anterior del white paper de Bitcoin, entonces llamado e-cash como la propuesta de Chaum, y titulado Efectivo electrónico sin terceros de confianza.

Por su parte, fue Dai quien refirió a Nakamoto el trabajo de Nick Szabo, BitGold. El suministro limitado de Bitcoin probablemente se lo deba a la propuesta del también ideólogo de los contratos inteligentes, Szabo. Esta característica no fue añadida a Bitcoin sino poco después de su lanzamiento, por lo que la referencia al trabajo sobre el oro digital de Szabo no se encuentra entre las referencias.

Detalles como la dificultad de minado, que regula que la emisión de monedas se mantenga a un ritmo predeterminado y que no se acelere a partir de la introducción de más trabajo, o el basar el dinero en un sistema de transacciones escasas en vez de cuentas, fueron variables imprescindibles para poder consolidar la creación del primer sistema de dinero electrónico p2p: Bitcoin.

Como puede verse, la creación de Bitcoin pasa por muchos eventos indispensables de la historia. Aún se pudieran mencionar muchas otras tecnologías e ideas (el protocolo TCP/IP, la criptografía asimétrica, el manifiesto criptoanarquista, Gnutella y BitTorrent, monedas minoristas como Beenz y Flood, y demás) que contribuyeron a la creación de Bitcoin, pero este no es el espacio para ello. De lo que podemos tener certeza es de que la creación de Bitcoin marcó un antes y un después en la historia de Internet y, probablemente podamos afirmar sin exagerar, de la civilización.