Los indicadores son una herramienta indispensable para el análisis técnico tanto en los mercados tradicionales como en los de criptomonedas. Como su nombre lo dice, su objetivo es indicarnos un posible curso de acción respecto a los movimientos de mercado en el incierto futuro. En este artículo abordaremos tres indicadores: el Promedio Móvil Simple (SMA), la Media Móvil de Convergencia/Divergencia (MACD) y el Índice de Fuerza Relativa (RSI).

Promedio Móvil Simple (SMA)

En estadísticas, un promedio móvil es un cálculo para analizar puntos de data mediante la creación de una serie de promedios de diferentes subgrupos de la data completa. En análisis técnico pueden usarse distintas versiones de promedios móviles, pero el simple (SMA) es el más sencillo de construir.

Un promedio móvil simple se calcula agregando los precios recientes y dividiéndolos por el número de periodos de tiempo del cálculo promedio. Por ejemplo, se puede agregar el precio de cierre de un activo por un número de periodos de tiempo y luego dividir el total por el mismo número de periodos de tiempo.

El Promedio Móvil Simple forma parte de los llamados indicadores técnicos de superposición. Como su nombre lo dice, se trata de indicadores técnicos que usan la misma escala del precio. Estos son trazados encima de los precios principales en los gráficos.

Un promedio móvil simple suaviza la volatilidad, ayudando a ver la tendencia en el precio de un activo. Si un promedio móvil simple apunta hacia arriba, esto significa que el precio del activo está aumentando; si apunta hacia abajo, pues indica una caída de precio.

Los promedios a corto plazo responden rápidamente a los cambios en el precio del subyacente, mientras que los promedios a largo plazo reaccionan más lentamente.

Un promedio móvil de 10 días promediaría los precios de cierre de los primeros 10 días como primer punto de datos. El siguiente punto de datos bajaría el precio más temprano, agregaría el precio del día 11 y tomaría el promedio, y así sucesivamente. Del mismo modo, un promedio móvil de 50 días acumularía suficientes datos para promediar 50 días consecutivos de datos de forma continua.

Media Móvil de Convergencia/Divergencia (MACD)

El promedio móvil convergente divergente (MACD) ayuda a los traders a identificar la dirección de la tendencia, así como el momentum de esa tendencia, mostrando la relación existente entre dos promedios móviles del precio de un activo. Se trata de un oscilador de momentum, aunque no suele ser utilizado para identificar condiciones de sobrecompra o sobreventa.

Como oscilador técnico, en vez de estar sobrepuestos en el gráfico de precio, este indicador oscila entre un mínimo y un máximo, trazado por encima o por debajo del gráfico de precio.

El MACD se calcula restando el Promedio Móvil Exponencial (EMA) de largo plazo (26 periodos) al EMA de corto plazo (12 periodos). El EMA es un tipo de promedio móvil que otorga mayor importancia a los más recientes puntos de data, a diferencia del SMA que otorga igual importancia a toda la data del periodo calculado.

El resultado de la sustracción será la línea de MACD. Luego se traza una línea EMA de nueve días del MACD llamada línea de señal, la cual puede servir para indicar señales de compra o venta.

El indicador se compone de dos líneas: la línea MACD y la línea de señal, la cual se mueve más lentamente. Cuando el MACD cruza debajo de la línea de señal, indica que el precio está cayendo. Cuando la línea de MACD cruza por encima de la línea de señal, indicará que el precio está subiendo.

Observar a cuál lado de cero se encuentra el indicador ayuda a determinar qué señal seguir. Por ejemplo, si el indicador está por encima de cero, es recomendable mantenerse atento a que el MACD cruce la línea de señal para comprar. Si por el contrario, el precio está por debajo de cero, que el MACD cruce debajo de la línea de señal, podría indicar que lo mejor es una posición en corto.

Es decir, cuando el MACD se encuentra por encima de cero, el precio estará en una fase alcista. Si el MACD está por debajo de cero, significa que se está entrando en una fase bajista.

Una de las principales limitaciones de las divergencias son los falsos positivos, esto es, cuando señala una posible reversión que nunca termina de ocurrir. Suele suceder cuando el precio de un activo se mueve en lateral y disminuye el momentum del precio, lo que causa que MACD se retire de sus extremos previos y se acerque a las líneas de cero, sin que realmente vaya a suceder una reversión. Suele decirse que el MACD predice muchas reversiones que nunca ocurren y no suficientes reversiones reales.

Índice de Fuerza Relativa (RSI)

El Índice de Fuerza Relativa (RSI) también es un oscilador de momentum. Es usado para medir la velocidad y la magnitud de movimientos direccionales de precio, para identificar condiciones de sobrecompra o sobreventa en algún activo.

Al graficarlo, permite observar la fuerza o debilidad de un mercado en particular tanto en el presente como en el pasado, basándose en los precios de cierre a lo largo de un periodo de trading en específico. Se grafica como un oscilador, es decir, como una línea que se mueve entre dos extremos.

El RSI oscila entre cifras del 0 al 100. Si al usar el RSI se obtienen valores de 70 o por encima, esto indicaría condiciones de sobrecompra o sobrevaloración, lo que sugeriría la reversión de una tendencia o una corrección en el precio. Por el contrario, una lectura de valores de 30 o inferiores señalaría condiciones de sobreventa o subvaluación.

Estas cifras pueden ajustarse de acuerdo al comportamiento continuo mostrado por un activo. Por ejemplo, si el activo está alcanzando de manera repetida niveles de sobrecompra por encima de 70, pudiera ayudar al análisis ajustar este nivel a 80.

En mercados alcistas el RSI tiende a permanecer en el rango entre los 40–90, con la zona entre los 40–50 funcionando como soporte. Por el contrario, en mercados bajistas, el RSI tiende a permanecer por debajo del rango de 10–60 con la zona entre los 50–60 actuando como resistencia.

Si el precio subyacente marca un nuevo alto o un nuevo bajo que no es confirmado por el RSI, esto puede ser señal de una reversión de precios.